Reportaje Especial
Playa Espíritu en Escuinapa; el elefante blanco de 2 mil 500 mdp de Sinaloa
sábado, 8 de mayo de 2021 06:26:25 p. m.
Playa Espíritu en Escuinapa; el elefante blanco de 2 mil 500 mdp de Sinaloa
Estaba destinado a ser el ‘Nuevo Cancún’ en Sinaloa que atraería inversiones por 170 mil mdp; pero una década después el Centro Integralmente Planeado no ha colectado un solo peso

Redacción

Escuinapa, Sinaloa.- Playa Espíritu, el complejo turístico identificado para para fines presupuestales como ‘Centro Integralmente Planeado’ ubicado en la parte sur de Sinaloa, sigue representando un fracaso y un enorme egreso financiero, para el gobierno federal, tanto para el mantenimiento de su infraestructura, como para pagar las deudas que dejó y sigue dejando.


Así lo revelan investigaciones hechas por el informativo nacional Milenio, que publica el proceso que ha tenido este proyecto presentado a finales del sexenio del panista Felipe Calderón, seguido por el de Enrique Peña Nieto y ahora enfrentando muchos problemas para poder mantener este ‘elefante blanco’:


El ‘Nuevo Cancún’

En septiembre de 2011, la entonces secretaria de Turismo, Gloria Guevara Manzo, anunció en Mazatlán la puesta en marcha de un nuevo Centro Integralmente Planeado (CIP) llamado Playa Espíritu, en Sinaloa, del cual se esperaba que fuera el ‘Nuevo Cancún’ y el imán para las inversiones millonarias de la iniciativa privada, tal como lo ha sido durante años el destino turístico de Quintana Roo.

Sin embargo, a casi 10 años de este anuncio ninguna empresa nacional o extranjera ha decidido invertir en el proyecto.


De acuerdo con los informes del Presupuesto de Egresos de la Federación, desde la planeación de esta obra en 2008 hasta 2021, se han destinado más de 2 mil 500 millones de pesos en la construcción de su infraestructura básica y mantenimiento.

Presupuestos perdidos
Para el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) solo se ha perdido dinero en este proyecto, debido a que no se ha generado un desarrollo turístico ante la falta de interés de los privados para invertir.

Fonatur se define a sí mismo como el instrumento estratégico para el desarrollo de la inversión turística en el país y entre sus principales actividades están la elaboración de proyectos de infraestructura y arquitectónicos para el desarrollo planeado en los CIP´s y los proyectos turísticos integrales.


En su presentación, el entonces presidente Felipe Calderón afirmó que la importancia de Playa Espíritu radicaba en que era el primer CIP que se desarrollaba en el país desde hacía un cuarto de siglo y su apuesta era para atraer tanto al mercado nacional como al estadunidense, el más importante para México.


Con base en los presupuestos de egresos del país, en 2014 se le destinaron 504 millones 700 mil pesos, siendo el año que más recursos públicos tuvo; le siguió 2015, con 354 millones 700 mil pesos.


Otros años en los cuales se le inyectaron muchos recursos a este proyecto fueron 2011, con 286 millones de pesos; 2012, con 264 millones, y 2010, donde absorbió 256 millones de pesos.


Playa Espíritu forma parte de la región Mar de Cortés; se localiza en el municipio de Escuinapa, Sinaloa, y tiene una superficie de 2 mil 381 hectáreas y un frente de playa de 12 kilómetros.


La euforia durante su presentación

Calderón mencionó en la presentación que la inversión pública que ya se había hecho por la adquisición de los terrenos, la construcción de las primeras obras de infraestructura, la adquisición de derechos era de más de 12 mil millones de pesos que iba a detonar en más de 170 mil millones de pesos de inversión privada.

El entonces presidente panista informó que la oferta hotelera de Playa Espíritu llegaría a las 40 mil habitaciones, además de que tendría una adecuada conectividad terrestre, por las carreteras de la zona y el Aeropuerto Internacional de Mazatlán, que está a 85 kilómetros.


En sus presentaciones se indicaba que para su diseño se consideró un proceso de planeación interdisciplinario con un enfoque de sustentabilidad integral, con el fin objetivo de detonar la economía de la región y generar beneficios sociales, garantizando que no se afectarían los ecosistemas.


Las inversiones privadas siguen ausentes

Su oferta era muy ambiciosa e incluía campos de golf, una marina, malecón y ramblas recreativas y comerciales integrados a complejos hoteleros, hoteles boutique y exclusivos spas.

En los poco más de nueve años del proyecto, las empresas hoteleras Meliá, Barceló, RIU, así como Starwood y Grupo Posadas han mostrado interés en el proyecto, pero ninguna de inversión se ha cristalizado.


Fonatur ha indicado que ninguna compañía ha querido poner algún hotel en Playa Espíritu por la lejanía y porque existen otros polos turísticos más cercanos y que se encuentran altamente posicionados como son Los Cabos, en Baja California Sur, y Litibú, en la Riviera Nayarita.


De acuerdo con información de la Secretaría de Turismo de Sinaloa, el único hotel en el terreno es el que se construyó con recursos del Fonatur y se ha utilizado para hospedar a los inversionistas interesados en conocer el proyecto.


Este edificio cuenta con tan solo 53 habitaciones y requirió una inversión de 63 millones de pesos. Fonatur ha afirmado que uno de los primeros problemas fue que el terreno se adquirió en aproximadamente 120 millones de dólares, cuando su costo real era por debajo de los 20 millones de dólares.


Este hecho no solamente marcó un sobre precio en el proyecto, sino que ocasionó que el fondo se viera sumergido en una de sus peores crisis financieras, ya que tuvo que fondear estos recursos con créditos de la banca comercial y de desarrollo.


Desde 2012 comenzaron las dificultades económicas del fondo, ya que sus deudas eran de 3 mil 934 millones de pesos, con lo cual estaba 73 por arriba del presupuesto de ese año (2 mil 263 millones de pesos).


Las dificultades en saldar deudas empeoraron

Con la entrada de la nueva administración priista y otro director al frente del Fonatur, Héctor Gómez Barraza, se tuvo como principal objetivo disminuir los pasivos; sin embargo, en 2013 la cifra escaló hasta 4 mil 10 millones de pesos, lo que significó que se encontraba 56 por ciento por arriba de su presupuesto (2 mil 555 millones).

La dependencia se enfocó en refinanciar sus deudas con las instituciones financieras y los diversos proveedores, que lo han demandado para exigir los pagos atrasados.


Una de las estrategias del Fonatur para aligerar sus problemas financieros fue otorgar terrenos en los diversos destinos donde opera a las compañías con las cuales tenía esos adeudos.


A lo largo de los siguientes años, el fondo ha realizado el pago de sus pasivos, con lo cual ya han disminuido a un nivel menor a los mil 600 millones de pesos. Los planes del Fonatur son seguir aligerando su deuda en los próximos años para que no se convierta en un obstáculo en sus proyectos futuros y mantenimiento de los actuales.


Durante la comida para el lanzamiento del CIP, Calderón dijo:
“Playa Espíritu para mi va a ser un logro muy significativo no lo veré concluido como presidente de la República, pero me da mucho gusto haber iniciado este proyecto, haber comprado la tierra, haber legalizado todos los temas de tierra, de aguas, de derechos, haber lanzado el proyecto Ejecutivo, haber hecho las primeras obras de infraestructura”.

Etiquetas:
NOTICIAS RELACIONADAS


Plana Mayor
Queda para los últimos días de la campaña saber si Rubén Rocha se alza finalmente con el triunfo o Mario Zamora es capaz de darle la vuelta a la elección
25/05/2021
Reportaje Especial
El mundo necesita un replanteamiento fundamental de lo que la humanidad entiende por seguridad sanitaria mundial, dijo
25/05/2021