El Horcón Del Medio
Oda tipo añoranza al chayote de los periodistas
domingo, 3 de junio de 2018 05:03:57 p. m.
Oda tipo añoranza al chayote de los periodistas
Un experiodista recuerda con nostalgia al legendario chayote, ese hermoso sobre amarillo conteniendo en su interior una serie de billetes, cuyo propósito era "incentivar la labor periodística"
El otro día estaba pensando que el chayote es maravilloso. No, no me refiero a la verdura. Me refiero a ese hermosísimo sobre tamaño media carta, generalmente de color manila, conteniendo en su interior billetes de buena denominación, planchaditos, nuevecitos, listos para ser entregados a los reporteros.
 
Cuando fui periodista nunca comulgué con la idea de recibir chayote, pero no dejo de reconocer que al paso de los años he pensado que hubiera sido muy emocionante recibir ese sagrado apoyo.
 
Es más, en la actualidad o en el futuro corto me gustaría estar en una posición política donde disponga de un buen presupuesto para repartir el chayo de lo lindo. Ha de ser una emoción muy grande distribuir esos divinos sobres con billetes adentro.
 
Hay quienes dicen que el chayote está a punto de desaparecer, que está en peligro de extinción. Pero yo creo que no tanto.
 
Lo que sí pienso es que su entrega se ha vuelto más selectiva, al haberse incrementado el número de medios de comunicación, principalmente electrónicos, y por ende el número de periodistas que andan en la brega.
 
También me he puesto a pensar que el chayo se volvió electrónico y que hoy posiblemente se deposite en las cuentas bancarias de los bendecidos periodistas que tienen la fortuna de recibirlo.
 
Pero pienso que de esa forma el chayote pierde su maravillosa esencia. No debe haber mayor emoción que ver y palpar ese precioso sobre color amarillezco y su no menos hermoso contenido de billetes a veces nuevecitos, con ese suculento olor a papel billete.
 
El bondadoso acto de dar y recibir el chayote me imagino que es todo un ritual. Generalmente lo entregan los jefes de prensa de las instituciones, por cuya oficina desfilan los periodistas beneficiados con esa ayuda. Pasan a saludar, o en las quincenas inventan que tienen una orden de trabajo para hacerse presentes.
 
Me imagino que el jefe de prensa le dice al periodista siéntate, luego se ponen a platicar de cualquier tema, y de repente abre el cajón, mientras el reportero se saborea de antemano, y pácatelas, hace entrega del fantástico sobre. El reportero lo guarda discretamente y luego sigue la plática como si nada.
 
Ahh pero ya en la calle o en su casa viene el deleite. Tomar el sobre en las manos, sacarle el divino contenido, contar los billetes y finalmente olerlos profundamente, como si fueran hermosas flores.
 
No cabe duda que el chayote es una de las cosas más preciosas de esta vida. Su inventor debe estar en el cielo. Algún día podré gozar de la delicia de repartir esas lindas prebendas, porque también ha de ser una emoción muy bonita repartir a diestra y siniestra el queridísimo y legendario chayo.
 
Decía la Madre Teresa de Calcuta, hay que dar hasta que duela. La ventaja del chayo es que se puede dar sin que duela, al fin que es dinero público.
 
N. DE LA R.- Tomado del muro de un usuario de Facebook.
Etiquetas: Chayote, periodista, sobre o chayo
NOTICIAS RELACIONADAS


Plana Mayor
El boicoteo al Congreso del Estado se presenta como una advertencia de que puede estallar la violencia en cualquier momento
28/11/2018
Reportaje Especial
El que se roben más de 20 carros en 3 días en la Chapule, no equivale a que se asesine a diario y se tiren cadáveres en San Isidro y Chulavista, pero hablan de graves problemas en común
25/07/2018