Cultura
La Vaquita Fea: hamburguesas y hot dogs con el sabor de Sinaloa
miércoles, 10 de enero de 2018 02:21:45 p. m.
La Vaquita Fea: hamburguesas y hot dogs con el sabor de Sinaloa
Un local discreto y hogareño guarda sabores que pocos imaginan

Carlos Quevedo

La primera vez que me topé con el nombre de este lugar fue hace más de un año. Creo que por aquel momento ya empezaba a notar cómo las redes sociales y Google me empezaban a mandar publicidad personalizada como si de un temprano episodio de Black Mirror se tratara (ese incidente con aquel banner ofreciéndome una espada, una máscara y equipo táctico me abrió los ojos).

 

Fue por esos días que Facebook me puso la publicidad de un restaurante ubicado en aquel momento en otro lado, no recuerdo si un poco más allá de Las Quintas. La Vaquita Fea era un nombre divertido, el logo me había encantado (un cerdo disfrazado como una vaca, porque la res y el tocino son un matrimonio concebido por Dios en persona) y las fotos de la comida se me antojaban bastante, de modo que estaba decidido a emprender la búsqueda del lugar e ir a comer ahí en algún momento... y pasó un año y no fui, pero por fortuna el lugar se cambió de ubicación a convenientes diez minutos de mi casa y mi trabajo.

 

Así pues ya he ido en dos ocasiones. La primera vez fui a cenar con una amiga y la segunda ocasión a comer con un amigo. El lugar está ubicado en Jesús Andrade 1148 esquina con Río San Lorenzo en la colonia Guadalupe, muy cerca del teatro del IMSS. El restaurante ubicado ahora en lo que parece haber sido una casa particular pero está muy bien acondicionado, ademas de que el toque hogareño le da un aire muy acogedor que me parece sumamente encantador.

 

Fuera del local hay algunas plantas que sirven de decoración y jardín para el local, el inmobiliario es de madera y tiene un par de monitores para entretener al comensal (la primera vez que fui transmitían películas, la segunda tenían música).

 

 

Tan pronto llegamos ocupamos mesa y nos fue proporcionado el menú, esa primera vez había una promoción de un paquete que incluía una hamburguesa de la vaquita, con unas tiritas de pollo, papas y refresco, que fue lo que pidió mi acompañante, mientras que yo me decidí por la hamburguesa de camarón.

 

Luego de la espera de rigor y de tomarle unas cuantas fotos a la comida, mi acompañante y yo atacamos nuestros respectivos platos. Quizás lo más notable de las hamburguesas de la Vaquita Fea es que tienen un muy respetable tamaño, especialmente en su carne, la cual es bastante gruesa, al menos más de lo que estamos acostumbrados fuera de los restaurantes de cadena.

 

La hamburguesa de camarón lleva, además de los camarones, una bella capa de queso, la cual se separó mientras me la comía pero esto no me molestó demasiado. La carne, como dije, viene en una porción muy substanciosa y pegadora, nada que un rollizo caballero como yo no pueda manejar. Sin embargo alguien con poco apetito o no acostumbrado a los excesos alimentarios tendrá algún problema para acabar con todo. Las papas vienen cortadas en gajos y condimentadas muy deliciosamente.


 

En mi segunda visita me decidí a probar uno de los hot dogs. El elegido fue el de chilorio porque, como buen sinaloense, le tengo un amor muy especial al chilorio, además de que la promesa de una mezcla de quesos y la salchicha jumbo eran muy tentadores como para ignorarlos.

 

Ese día había más gente y el servició fue un poco más tardado, sin embargo la espera valió la pena, incluso mi socio, quien afirma tener un gusto exigente en cuanto a hamburguesas se refiere, afirmó después de la primera mordida que son bastante buenas. Por mi parte no tengo ninguna queja en cuanto al hot dog: el queso, el chilorio, la salchicha, el pan y todos los acompañamientos bailan bellamente en el paladar y la lengua.

 

Luego de lo dicho, mi querido lector de estómago cansado, qué más puedo decir de este lugar: el ambiente es bueno, la atención es amable y atenta, la comida deliciosa, los precios no llegan a ser tan altos como en Carls Jr, por poner un ejemplo, y no tiene absolutamente nada que envidiar a otros lugares similares. De hecho creo que es un lugar al que hay que ponerle atención, sé que suelo recomendar prácticamente todos los lugares a los que voy, pero aquí hay solidas razones y motivos muy sabrosos para visitar y deleitarse con los platillos que aquí se sirven.

 

Queda aquí otra recomendación hedonista para todos aquellos que busquen nuevas combinaciones de sabores conocidos en formas que muchos no se atreverían ni a pensar.

 

¡Buen provecho!

Etiquetas:
NOTICIAS RELACIONADAS


Plana Mayor
Propone la Jucopo que este órgano sea rotativo, que se cree un comité de administración para manejar los recursos y dar autonomía a la Auditoría Superior del Estado
19/07/2018
Reportaje Especial
El que se roben más de 20 carros en 3 días en la Chapule, no equivale a que se asesine a diario y se tiren cadáveres en San Isidro y Chulavista, pero hablan de graves problemas en común
25/07/2018