Plana Mayor
Con etiqueta de la derrota, Zamora enfrenta el estigma de que "fue mandado a perder"
viernes, 22 de enero de 2021 03:17:14 p. m.
Con etiqueta de la derrota, Zamora enfrenta el estigma de que "fue mandado a perder"
Al igual que su padrino José Antonio Meade, el candidato del PRI al gobierno de Sinaloa carga el estigma de que fue enviado al matadero
Si de por sí hay rumores de que el gobernador Quirino quiere entregar la gubernatura de Sinaloa a Morena para quedar bien con AMLO, la designación de Mario Zamora refuerza la idea de que lo mandaron a perder ante Rubén Rocha Moya.

Mario Zamora lleva dos derrotas consecutivas como candidato del PRI a Alcalde de Ahome y a Senador de la República en 2013 y 2018. Y mandar a un candidato con la etiqueta de la derrota hace pensar mal hasta al menos mal pensado.

La Plana Mayor observa otro dato adicional: Mario Zamora es el dedo chiquito de José Antonio Meade, excandidato presidencial del PRI que fue aplastado por Morena y AMLO en las elecciones de 2018. Muchos dijeron entonces que lo habían mandado al matadero, y no se equivocaron.

¿Qué tendrá que hacer Mario para eliminar esa percepción?

Lo primero es comenzar de inmediato la operación cicatriz, no solo con Jesús Valdés, a quien prácticamente le arrebató la candidatura de las manos, sino con otros actores políticos.

Mario Zamora debe buscar a Juan Alfonso Mejía para dejar en claro que él no formó parte de la campaña sucia para bajarlo.

Debe buscar a Javier Lizárraga y a Ricardo Madrid, quienes a pesar de que fueron aspirantes de último momento y poco percibidos, tienen su corazoncito y con toda seguridad latieron fuerte ante la posibilidad de encontrarse de golpe y porrazo con una candidatura de este tamaño.

También debe buscar a los veteranos Alfredo Villegas y Aarón Irízar, pues aunque ya es hora de que se dediquen a jugar con sus nietos y bisnietos, no puede negarse que sus corazones latieron al mil por la posibilidad de concretar sus sueños de vida.

Y por último, Mario debe buscar a Sergio Torres. Aunque ya no está en el PRI y nunca estuvo en la jugada para ser candidato por este partido, pudiera ser que a él también lo acuse de corrupto, como lo hizo con Jesús Valdés y Álvaro Ruelas. Puede ser que el "morrín" se le voltee.

No es toda la operación cicatríz que debe hacer Mario, por supuesto. También debe buscar a muchos otros líderes priistas e incluso, por qué no, a líderes panistas que no están convencidos de la alianza PRI-PAN-PRD denominada "Va por Sinaloa".

Por lo pronto, Morena y su candidato Rubén Rocha Moya llevan mano, y lo más probable es que sean los ganadores. Por lo menos ahorita ese es el panorama. Habrá que ver qué pasa.

PLANA MAYOR es la columna institucional de Primera Plana Portal
Correo: editorprimeraplana@hotmail.com
Etiquetas:
NOTICIAS RELACIONADAS


Plana Mayor
Al igual que su padrino José Antonio Meade, el candidato del PRI al gobierno de Sinaloa carga el estigma de que fue enviado al matadero
22/01/2021
Reportaje Especial
Los diagnósticos se encaminan a la sexta semana de bajada y las muertes a la tercera en lo que ya es una tendencia clara. Los expertos lo achacan a las medidas y la estacionalidad
20/02/2021